Un menú carecería de sentido sin un postre a la altura. La forma perfecta e idonea de despedirse y rematar la ingesta con exquisiteces dulces y tradicionales como las de la antigua cocina.

Para endulzarnos